Tú a Paris y yo a Australia

Y así fue queridos lectores como acabamos Raquel y yo nuestras vidas a finales del 2018 y comienzo del 2019. Cada una en una parte del mundo.

Mi viaje familiar por Australia y Nueva Zelanda fue maravilloso, un viaje 100% familiar, como tiene que ser, un viaje lleno de buenos momentos, descansos, risas, armonía, libertad, comunicación….en una palabra un viaje espectacular!!!

Viajamos en Caravana y recorrimos la costa Este de Australia disfrutando de cada momento, de allí saltamos a Nueva Zelanda en concreto a la isla Sur para seguir nuestro viaje también en Caravana por lugares y paisajes que jamás antes habíamos visto…sobraban las palabras, solo silencio y cámara en mano…!

Un viaje donde no faltaron paseos y excursiones rodeados de naturaleza, playas salvajes, bosques, parques y ….SILENCIO, muuucho silencio, un silencio que sólo la Naturaleza en estado puro te ofrece a diario…pero que debido al ritmo que llevamos en las grandes ciudades, no somos capaces de percibir..!!

He tenido tiempo también de interiorizar qué tipo de decoración utilizan en aquella otra parte del mundo, es sin duda una decoración muy natural, mucha madera y muchas fibras naturales, muy en sintonía con el clima tan tropical de las antípodas… Me ha ayudado a seguir inspirándome y poder llegar a aportar algo en alguno de nuestros futuros proyectos, siempre y cuando eso sí, nos surjan fuera de la ciudad…cerca del campo, del mar..!! Así lo esperamos..!

Comienzo 2019 renovada, con buenas energías y dispuesta a seguir dando mis buenas caminatas por esta gran ciudad como es Madrid y que tan ocupadas nos tiene a Raquel y a mi…!!

Así es, no pudimos tener mejor final de año ni mejor comienzo que acompañadas por nuestra familia…

Mi escapada con los míos fue más cortita pero sorprendente y muy bien aprovechada!! Y es que supimos “estirar” bien el tiempo, disfrutando sin prisa y con deliciosas pausas que alimentaban nuestros estómagos!!

Nos reunimos con mi marido que se encontraba por trabajo en la ciudad de la luz y la verdad es que fue un soplo de aire fresco en nuestras vidas, una magnífica oportunidad que supimos disfrutar todos y cada uno de nosotros… a nuestra manera!!

Y es que París no deja a nadie indiferente, a cada paso uno encuentra un pedacito de arte e historia… cultura incluso a pie de calle gracias a los espectáculos de artistas bohemios, improvisados unos, otros no tanto, pero siempre con un rico espíritu creativo e interactivo haciendo mágico el encuentro para todos: niños y no tan niños.

Nunca había visitado París en Navidad y la verdad es que es un carnaval de luces, música y sabores de Francia por doquier, todo ello haciendo gala del glamour y la distinción de la gran ciudad de la moda. Galerías de arte y antigüedades de influencia oriental, escaparates cautivadores y ¡claro! cómo no fijarse en los arreglos decorativos… imposible no pararse y fisgar en los ateliers y tiendecitas en los que los estilos vanguardista y modernista siempre son protagonistas, pero también el estilo vintage, tan en boga hoy con un maravilloso despliegue de arreglos florales…

Podríamos decir que muy minimalistas no son!! 😉

Sí, así transcurrieron nuestros últimos días del pasado año… Deseamos para este nuevo 2019 seguir enriqueciéndonos a través de nuestras experiencias vitales y poder hacer así aportaciones más frescas en nuestros proyectos.

¡Hasta la próxima, que ya os adelantamos, irá de arte, y hasta ahí podemos leer…