Wabi Sabi o la belleza de la imperfección

En este post vamos a hablaros de un concepto japonés que nos encanta e inspira muchos rincones de nuestros proyectos: el wabi sabi.

Lejos de las estridencias y de los cánones clásicos de belleza introducida en Europa de manos de los griegos en los que se ponía el acento en la perfección de las proporciones, el wabi sabi -en decoración- se centra en destacar la belleza de la imperfección que imprime el paso del tiempo en todo lo que nos rodea, en las formas y en los materiales, dando un carácter auténtico, sincero, a los espacios.

La armonía que transmite el uso del wabi sabi es evidente gracias a recursos como el uso de materiales naturales, piezas hechas a mano, maderas agrietadas, sin pasar por ningún proceso artificial, en estado puro; tonos apagados, neutros, elegantes, sencillos… Así los espacios reflejan ambientes serenos, tranquilos, relajados en los que se aprecia el silencio.   

Eso es precisamente lo que encontramos en las estancias decoradas bajo este sello: autenticidad, conciencia, simplicidad, inspiración en lo que nos ofrece la madre tierra,  minimalismo.

Y claro, más que una tendencia, es una forma de vida, toda una filosofía, pues los principios del wabi sabi se pueden llevar a la vida, huyendo de todo lo superfluo e innecesario y centrando nuestra atención en lo esencial, lo que verdaderamente importa, y entendiendo que la perfección no existe; todo está de paso, nada permanece…

Así que ya sabes, si quieres hacer un alto en tu hogar, en tu vida e incorporar esta preciosa filosofía, despréndete de lo innecesario y pon orden manteniéndote fiel a la regla japonesa por excelencia: menos es más!!

Esperamos que hayáis disfrutado con el artículo de este mes!